El arte de construir muros en piedra seca

El arte de construir muros en piedra seca

El patrimonio cultural material e inmaterial como forma de percibir la cultura y las tradiciones de un país son los puntos focales en el camino de reconocimiento de las circunstancias históricas y sociales que han creado su identidad cultural. Desde hace décadas, el arte tradicional de construir muros en piedra seca, es decir toda la arquitectura vernacular, sin utilizar ningún tipo de mortero o argamasa, en seco, forma parte integral de cualquier paisaje cultivado de las costas del Mediterráneo.

 

Sin embargo, durante mucho tiempo ese patrimonio material ha sido considerado menos valioso y no ha sido acompañado por un discurso público y científico, ni adecuadamente valorizado. Algo totalmente injusto, porque en todo ese espacio, atravesando mares, fronteras y culturas, las laboriosas manos le ganaban terreno a las regiónes rocosas piedra por piedra. Eso dio lugar a unas maravillosas estructuras y poblaciones y paisajes de piedra de los cuales surgieron varias culturas europeas.

Kažun
Zoran Jelača

Por eso la inscripción del arte de construir muros en piedra seca en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO es un paso excepcional hacia la preservación de esta tradición. Porque, a pesar de que es imposible proteger todos los muros de piedra seca, edificaciones en piedra o las estructuras de contención alrededor de los viñedos, tenemos el deber de preservar el conocimiento que se ha ido perfeccionando durante siglos y su transmisión a las futuras generaciones. El arte de construir muros en piedra seca, que podía y necesitaba usar cualquiera que labrara la tierra, se transmitían de generación en generación, sin ningúna huella escrita material, cosa que se ha mostrado clave en las últimas décadas del siglo 20 cuando se ha interrumpido esa continuidad.

 

Gracias a los esfuerzos de la Asociación croata 4 Grada Dragodid y algunas personas e instituciones en 2016 el arte de construir muros en piedra seca fue estudiado en profundidad y se protegió como Patrimonio Cultural Inmaterial de la República de Croacia. El año siguiente se presentó la candidatura conjunta del arte de construir muros en piedra seca por Croacia, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia, España y Suiza. La UNESCO reconoció su valor excepcional y a finales de 2018 finalmente lo inscribió en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

En estos tiempos cuando cada huella histórica se mide con la cantidad de megabytes, es excepcionalmente importante descifrar por intuición y descubrir la estructura y la finalidad de las construcciones en piedra seca, marcadas por unos ritos y unas costumbres de las generaciones alejadas en el tiempo.

Porque la sencillez y la total funcionalidad de esas construcciones que pertenecen al patrimonio tradicional, igual que su faceta ecológica, hoy en día son unos requerimientos igualmente importantes para la sociedad moderna y sus arquitectos. Además, el uso sostenible de los recursos que se hacía mucho antes de nuestros tiempos, adaptado a las condiciones actuales, es la única manera de que sobrevivan las generaciones de hoy y del futuro.