Međimurska popevka

Međimurska popevka

Međimurska popevka , música vocal tradicional de la región nororiental de Croacia ha sido inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO gracias a las generaciones que lograron rescatar del olvido esta interpretación musical tradicional.

 

Las primeras partituras datan del siglo XVI y a pesar de que en el pasado fue un género artístico practicado principalmente por mujeres, hoy en día la interpretan tanto hombres como mujeres, en grupo o individualmente y es una parte importante del tejido identitario de todos los habitantes de la región de Međimurje. Estudiando la estructura de las «popevkas» y la antigüedad de los versos, este canto tradicional se divide en el viejo y el nuevo, y de acuerdo a sus características estilísticas y los temas, estas canciones se clasifican en líricas y épicas. Si tomamos en consideración toda la variedad estilística, hoy en día la “popevka” se canta a una o varias voces al son de instrumentos o sin ellos, siempre respetando la forma original donde los versos siguen la melodía y crean la canción tradicional.

 

“Međimurska popevka” también se usa para el acompañamiento de danzas tradicionales de esta zona, pero la interpretación de este canto específico no está necesariamente vinculada a espectáculos en escena, sino que forma parte integral de la cotidianidad de la región de Međimurje y algo que le asegura su futuro. Porque la gente crece con la “popevka” y con ella ama, se casa, festeja, va a la iglesia y también llora, con una pequeña dosis de melancolía de la que dicen que es característica para esta región entre dos ríos - el Mura y el Drava.

 

La preservación de esta tradición está generalmente en las manos de las asociaciones de folklore locales, y en la zona de Međimurje se han identificado unos cincuenta cantantes maestros, cuyo conocimiento y habilidad han sido clave para introducir la popevka en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por supuesto, con el apoyo de los colaboradores expertos e instituciones locales y nacionales.

 

Cabe destacar que generalmente las mujeres de Međimurje ejercen de tutoras para la transmisión del canto tradicional a las generaciones posteriores. Entre todos los valiosos portadores de esta herencia, las y los cantantes, la voz más fiel y la cara de la «međimurska popevka» es Elizabeta Toplek, conocida como la Tía Liza, quien, junto con otros intérpretes le descubrirá este tesoro musical croata y seguramente se ganará el público internacional.